Alpayana apunta a ser un referente minero en la región centro del Perú

243

Alpayana, cuyo nombre significa «devolver a la tierra», refleja el cambio hacia una minería más moderna, centrada en la responsabilidad social y el desarrollo sostenible. La empresa decidió abandonar el nombre de Casapalca, buscando romper con la tradición pero manteniendo los valores positivos asociados con su legado.

Esta transformación fue liderada por las nuevas generaciones de la familia Gubbins, propietaria de la empresa desde hace décadas, quienes han mantenido la visión de crecimiento y compromiso con el Perú. Aunque la compañía ha adquirido varias unidades mineras, como Morococha, Iscaycruz, Yauliyacu y Americana, con un enfoque en la expansión y la diversificación de sus operaciones, todo se ha realizado con recursos propios y una estrategia de inversión a largo plazo. La inversión total en estas adquisiciones supera los US$200 millones.

El objetivo de Alpayana es convertirse en un referente minero en la región, continuando con su estrategia de crecimiento a través de adquisiciones y proyectos greenfield. Además del proyecto Antarumi en Áncash, la empresa tiene una cartera de proyectos en varios departamentos del país, demostrando su compromiso con el desarrollo económico y social en diversas regiones del Perú.

Fuente: The News Perú