MENNEKES: Tableros de Policarbonato y Poliamida vs. Tableros Metálicos

343

En la industria eléctrica, la evolución constante busca mejorar la eficiencia y seguridad de los equipos utilizados en la distribución de energía. Uno de los avances más significativos en esta área es la transición de los tradicionales tableros metálicos a tableros fabricados con materiales plásticos, específicamente el policarbonato y la poliamida. En esta línea, Mennekes, distribuido en Përú por ELECTROENCHUFE, ha presentado una solución innovadora llamada AMAXX, que combina estos dos materiales en un compuesto denominado AMAPLAST, ofreciendo ventajas notables en comparación con los tableros metálicos convencionales.

Los tableros de distribución portátiles AMAXX son el resultado de años de investigación y desarrollo en el campo de la electrónica y la ingeniería de materiales. Estos tableros ofrecen una solución robusta y duradera, diseñada para adaptarse a cualquier ámbito de aplicación y brindar una distribución de energía segura en el día a día.

Una de las características más notables de los tableros AMAXX es su resistencia a climas agresivos. Mientras que los tableros metálicos industriales tienden a oxidarse con el tiempo, los tableros de AMAPLAST son capaces de soportar temperaturas extremas, desde -25°C hasta 40°C. Esto los convierte en la opción ideal para entornos donde las condiciones climáticas pueden ser un desafío.

Otra ventaja significativa de los tableros de AMAPLAST es su autoextinción. Mientras que los tableros metálicos no ofrecen esta propiedad, los fabricados con policarbonato y poliamida sí tienen la capacidad de extinguir el fuego por sí mismos en caso de un incendio, lo que aumenta la seguridad en entornos industriales y comerciales.

La capacidad dieléctrica es otra característica destacada de los tableros de AMAPLAST. En este aspecto, superan a los tableros metálicos, ya que ofrecen un excelente aislamiento eléctrico, lo que es esencial para proteger el sistema eléctrico y evitar posibles fallas.

Además, los tableros de AMAPLAST se destacan por su excelente compatibilidad electromagnética. Esta característica es esencial para garantizar el correcto funcionamiento de equipos eléctricos y electrónicos en entornos con alta interferencia electromagnética, como plantas industriales y almacenes.

Otro aspecto crucial para ciertas aplicaciones es la resistencia al agua de mar. Mientras que los tableros metálicos no son adecuados para entornos marinos debido a su susceptibilidad a la corrosión, los tableros de AMAPLAST ofrecen una solución confiable, resistente al agua de mar y libre de corrosión.

El peso y la portabilidad son factores importantes a tener en cuenta en la elección de los tableros de distribución. Los tableros metálicos suelen ser pesados y difíciles de transportar, lo que puede dificultar su instalación y reubicación. En cambio, los tableros de AMAPLAST son ligeros y fáciles de transportar, lo que facilita su manejo y montaje.

Por último, la durabilidad de los tableros es un aspecto clave para asegurar una inversión a largo plazo. Mientras que los tableros metálicos pueden tener una vida útil limitada debido a la corrosión y el desgaste, los tableros de AMAPLAST ofrecen una durabilidad aproximada de 20 años, lo que representa una inversión sólida y confiable para cualquier empresa.

En conclusión, los tableros de AMAPLAST fabricados con policarbonato y poliamida representan una evolución significativa en la distribución de energía. Su resistencia a climas agresivos, autoextinción, capacidad dieléctrica, compatibilidad electromagnética, resistencia al agua de mar, ligereza y durabilidad los convierten en una opción destacada frente a los tableros metálicos tradicionales. Con la solución AMAXX de Mennekes, las empresas pueden contar con equipos de alta calidad y confiabilidad para garantizar una distribución de energía segura y eficiente en cualquier entorno industrial o comercial.

Fuente: Electroenchufe.com